Logistica: Claves para una materia pendiente

 

 Cualquier similitud con su realidad no es mera coincidencia

Después de varios años de visitar clientes, un puñado de comentarios podría sintetizar algunas situaciones propias de la logística:

“… hace unos meses mandamos un lote de muebles color roble a la sucursal del norte, y al tiempo los trajimos de vuelta porque no habían vendido ni uno… están por ahí tirados, todos rotos… allá está de moda el color haya y el gerente de la sucursal no me dijo nada…”, escuché decir a uno de los dueños de una casa de electrodomésticos con varias sucursales.

“… ¿para qué mandan calefones a gas natural si acá solamente hay gas envasado?…”, me comentó exaltado el responsable de una sucursal.

 “… ¿cómo puede ser que mis camionetas vayan 2 y hasta 3 veces por turno al mismo barrio?... en algo debo estar fallando… “, me dijo otro cliente.

 “… yo no sé qué hace la gente del depósito: me rayan las heladeras, a las cocinas les pierden los quemadores, las sillas las apilan como si fueran retazos de fierros, me dicen que no hay stock y después resulta que 3 ó 4 dando vueltas y perdemos ventas….¡cómo puede ser!...”, podrían pensar muchos.

Tampoco hay respuesta adecuada para algunas preguntas:

¿Cuántas ventas se han perdido por no tener el producto en el tiempo y lugar correcto?

¿Quién no se ha enojado porque el responsable de compras hizo un pedido importante de un producto del que tenemos stock para 2 años?

¿Cuántas veces han tenido que mandar a retocar rayones en las motos?

¿Cuántos productos tecnológicos se han convertido en obsoletos y están arrumbados en nuestros depósitos, por no tenerlos presentes al momento de armar el plan de ventas?

¿Cuál es el tamaño óptimo del depósito? ¿Y el de mis depósitos distribuidos?

Estas cuestiones no sólo representan el problema del día a día. La Logística también es un factor clave en las ventas por la web, y nuestra sucursal virtual necesita tener este tema bien resuelto, para poder sobrevivir a tanta competencia.

Sin embargo, hay mucho por hacer.

Logística es la materia pendiente. Los problemas existen, las soluciones son solo parciales y, además, la inversión en logística suele hacerse cuando las cosas ya están desbordadas.

Quien no se adapte a tiempo, verá como alguien que ni siquiera tiene local en su ciudad, les vende a los clientes del barrio delante de sus propias narices.

Y como si esto fuera poco, el 2011 será un año en que la actividad comercial perderá rentabilidad, con un nivel de consumo similar al actual pero con costos de personal crecientes, lo que exigirá una minuciosa revisión de los gastos fijos. Hoy en día, no hay mejor forma de ahorrar que invirtiendo en logística, y se debe incluir procesos tercerizados, parcial o totalmente.

Ahora bien: ¿por dónde empezar?

Como es habitual, cada vez que tenemos que trabajar junto a nuestros clientes en la resolución de algún problema, lo primero que hacemos es recurrir a los principios básicos que lo sustentan.

Por ese motivo, para entrar de lleno a la problemática de la logística, tanto por los problemas del hoy como para nuestra sucursal web, vamos a empezar por hacer una revisión de la función.

Repasando los conceptos básicos

La función de Logística se encarga de la gestión de los flujos físicos (materias primas, productos acabados, mercadería) y se interesa a su entorno. En este caso, el entorno corresponde a los recursos humanos, a los bienes necesarios a la realización de la prestación (almacenes propios, herramientas, camiones propios, sistemas informáticos) y a los servicios (transportes o almacén subcontratados).

La función de Logística gestiona directamente los flujos físicos e indirectamente los flujos financieros y de información asociados.

Los flujos físicos son generalmente divididos entre los “de compra” (entre un proveedor y la empresa), “de distribución” (entre la empresa y el cliente final), y “de devolución” (lo que se llama habitualmente “logística inversa”, en la que participan los 3).

La logística de compra incluye la gestión de los flujos físicos, de información y administrativos relacionados con:

  La planificación del aprovisionamiento desde los proveedores de acuerdo con el plan de ventas

  La ejecución del aprovisionamiento, de los transportes y de otras operaciones relacionadas

  La gestión de la relación con los proveedores (con objetivo de la mejora del servicio y la reducción de los costos logísticos)

La logística de distribución incluye la gestión de los flujos físicos, de información y administrativos relacionados con:

  La previsión de la actividad de los centros logísticos

  El almacenamiento

  El traslado de mercadería de un lugar a otro del almacén con los recursos y equipos necesarios

  La preparación de los pedidos y la ejecución del procedimiento de tránsito interno del depósito

  La realización de pequeñas actividades de transformación del producto (empaquetado, etiquetado)

  El transporte de distribución hasta el cliente.

La logística inversa incluye la gestión de los flujos físicos y administrativos, y de los flujos de información que se indican a continuación:

  Recoger el producto en las instalaciones más cercanas al cliente

  Puesta en reparación, reintegración en stock, destrucción, reciclaje, embalaje y almacenaje

Ahora bien: ¿cómo evaluar el funcionamiento de nuestra logística?

La forma de evaluar el funcionamiento de nuestra logística,

empieza por definir algunos parámetros y hacer mediciones que permitan establecer si,

con los recursos actuales, estamos en condiciones de atender todas las necesidades de servicio para nuestra compañía, con un nivel de calidad satisfactorio.

 

En la próxima entrega, veremos los parámetros y mediciones más comunes, y presentaremos algunas ideas para hacer más eficiente el área de Logística.

Enero 2011 – Lic. Orlando Matti