Indicadores de Consumo y nivel de endeudamiento de nuestros clientes

 

Consumo y endeudamiento algunas conclusiones

Según información del BCRA respecto del primer trimestre de este año, los créditos personales bancarios subieron un 40,6% y la masa salarial para ese trimestre creció un 37,2%. En los últimos tres años la participación de los préstamos en la masa salarial se ubicó en un 21,8% - porcentaje que no ha superado el 22% en los últimos diez años.

El stock de créditos bancarios a individuos rondaría los 70 mil millones, de los cuales 60% serían préstamos personales y 40% restante a tarjetas de crédito. La deuda con tarjeta de crédito viene creciendo, alentada por los planes largos en cuotas fijas y la percepción de los consumidores es que el salario seguirá incrementándose - al menos por la inflación “real” - y que las cuotas se irán licuando con el paso del tiempo.

Partiendo de la premisa que la mayoría de los consumidores tienen el control de sus finanzas personales – salvo imprevistos -, los indicadores estarían manifestando que se está llegando a un techo respecto al financiamiento que los consumidores desean tomar.

Si a esto sumamos que en la Argentina de hoy, el índice “supermercado” – según un ilustre sindicalista del gremio camionero – indicaría que algunos alimentos de la canasta familiar (Azucar, Yerba, Pollo, etc.) han sufrido subas – en términos anuales – de hasta el 60%, y la Encuesta permanente de hogares indicaría que el 50% de los argentinos (formales e informales) declaran un ingreso promedio de $ 2.200 mensuales.Todos estos ingredientes – sin considerar la incertidumbre que provocan las elecciones - estarían poniendo en evidencia que la tasa de crecimiento del Gasto de los hogares debiera disminuir en los próximos meses.

Estamos controlando el nivel de endeudamiento de nuestros clientes?

Una preocupación constante de nuestros clientes, es que “no” controlan adecuadamente el nivel de endeudamiento del solicitante de crédito, y los que intentan hacerlo, no cuentan con una herramienta adecuada para poder evaluar su estado.

Todas las entidades otorgantes de crédito – bancos, financieras y empresas retail - están utilizando un porcentaje similar para estimar lo que llamamos la relación “cuota/ingreso”, que es el nivel de compromiso mensual – cuota mensual - que no pondría en riesgo la economía familiar de nuestros clientes, previene la morosidad y eventual incobrabilidad.

Ese porcentaje ronda entre el 20% y el 35% del total de los ingresos comprobables. Ahora bien, cuantos están verificando el “nivel de endeudamiento” real de sus clientes, más allá de lo que le adeuda a la propia empresa? Probablemente muy pocos. La realidad, es que la capacidad de pago de un cliente se va agotando y el riesgo de incobrabilidad aumenta geométricamente, toda vez que le otorguen un crédito – préstamo o tarjeta de crédito - sin considerar en cuanto están comprometidos sus ingresos.

Recomendaciones

La sugerencia a nuestros clientes es que extremen las medidas para tratar de verificar el nivel de endeudamiento de ssus clientes de crédito con las herramientas que el mercado les proporciona, ya sea las bases de datos comerciales por todos conocidas (Veraz, Nosis, Riesgo On Line, Riesgo Net, etc.) como la información que le pueda suministrar las Cámaras de Comercio locales y el BCRA. Desafortunadamente no tenemos - como existe en otros países - un ente que consolide la información de crédito, y las empresas privadas que se ocupan del tema no comparten la información con el resto, con lo cual nos encontramos con información incompleta al momento de evaluar al cliente.

Mantener actualizada su base de dato respecto del nivel de ingreso real de sus clientes, a fin de realizar una apropiada evaluación del cliente en cuanto al porcentaje de compromiso de sus ingresos. Ya que si trabajamos con datos de Ingreso de hace dos años el cálculo resultaría inapropiado.

Segmentar la cartera, realizando controles particularmente con los clientes nuevos y con poco historial crediticio.

Solo una correcta evaluación crediticia, controlando los niveles de endeudamiento, y una aceitada gestión de cobranza garantizará la detección temprana de potenciales problemas financieros que puedan afectar a nuestros clientes.

     Autor: Cr. Luis Armentano – Agosto 2011